Carta de Cusco

Carta de Cusco

COMPROMISOS DEL EVENTO IDENTIDAD E INDEPENDENCIA, NUEVAS LECTURAS AD PORTAS DEL BICENTENARIO. EDUCACIÓN CÍVICA E IDENTIDAD

 

Los clamorosos sucesos, riesgos y problemas que enfrenta el Perú en la actualidad han llevado al Instituto de Desarrollo Ético de América- AIDEA- a convocar a individualidades preocupadas por el país e interesadas en su transformación, a problematizar y reflexionar acerca de nuestra identidad nacional y hallar alternativas de solución a la larga cadena de desigualdades, inequidades e injusticias que nuestra patria arrastra desde hace demasiado tiempo.

En este orden de ideas, nuestra primera medida ha sido la realización el día de hoy del evento “Identidad e Independencia. Nuevas lecturas ad portas del Bicentenario. Educación Cívica e Identidad”. Evento que fue llevado a cabo con el propósito de hallar claves de desarrollo y bienestar para el futuro inmediato de la ciudadanía, atendiendo sobre todo a los elementos que deberán forjar la identidad nacional peruana del mañana. Consideramos, EN ESTE SENTIDO, que esto no se ha logrado consolidar en todo el tiempo que ha pasado desde la proclamación de la independencia el 28 de julio de 1821.

 

AIDEA

 

De hecho, hay tantos elementos que contrarían la forja de una identidad nacional sólida y universalmente aceptada en todo el territorio de nuestra nación, que describir cada uno de ellos requeriría la escritura de centenares de volúmenes. La siguiente enumeración aspira a sintetizar esa vasta ambición esclarecedora:

1.

La forjación de una identidad nacional, genuinamente peruana, es una tarea pendiente cuya causa más remota es la inidoneidad de las personas que han ejercido el gobierno en el Perú durante los últimos 200 años. La solución obvia es procurar que ciudadanos poseedores de grandes condiciones para el ejercicio de gobierno, es decir, auténticos estadistas, asuman los mandos del más alto nivel en nuestro país.

2.

Sin una educación de calidad para la mayor cantidad de peruanos, pasará un Bicentenario más y aún no se habrá erigido ninguna nación ni ninguna forma de identidad que pueda identificar a cada peruano como un compatriota y un igual ante sus fueros internos y ante los ojos de terceros. En este sentido, nuestro mayor compromiso social es contrariar la desidia institucional y gubernamental generalizada, respecto de la educación de las grandes mayorías con un ejercicio periodístico pedagógico amplio que logre formar conciencia en la ciudadanía.

3.

La identidad peruana debe darse a través de la educación. Debe entenderse que no se nace peruano desde la perspectiva de la identidad sino que uno debe hacerse peruano por medio de la correcta formación orientada a tal propósito.

4.

Para que seamos una nación debe darse un desarrollo del espíritu critico en cada ciudadano con bastante trabajo social y también, políticas educativas inclusivas.

5.

La creación identitaria ideal debe enfrentar a otros tipos de identidad que son muy negativas. Por ejemplo, la funcional a un grupo social excluyente.

6.

Es importante fomentar la cultura ambiental y sostenible hacia los ecosistemas y la puesta en valor de todas nuestras riquezas naturales como una manera de amar lo nuestro y, en ese sentido, hallar un nuevo motivo de orgullo y de deberes.

7.

El Estado debe apoyar una idónea política agraria en favor de los campesinos y facilitarles asistencia técnica y crediticia, al amparo del artículo 89 de nuestra Constitución que determina que el Estado respeta la identidad cultural de las Comunidades Campesinas y Nativas.

8.

Todos somos Consumidores y Usuarios protegidos por nuestra Constitución y el Estado debe empoderarnos respecto de nuestros derechos con permanentes campañas mediáticas e informativas de difusión masiva.

9.

El Perú es un país bendecido. Tiene todo tipo de riquezas naturales, históricas, arqueológicas y paisajísticas. Sin embargo, no somos un país desarrollado y sufrimos por innumerables miserias y deficiencias, en una desconcertante paradoja. La causa profunda de nuestra complicada realidad nacional, es que la identidad que se ha dado hasta la fecha es pobre en valores e incipiente en integración. Si este es el problema, la solución es mejorar nuestra identidad nacional, a través de una verdadera educación y la cultura.

10.

Ratificamos el compromiso constante de todo peruano de reconocer en el Bando de Túpac Amaru del 4 de noviembre de 1780 que “los naturales de América” podemos regir nuestro propio destino.

11.

Reconocemos la valentía de figuras como la de los hermanos Angulo, distinguidos cusqueños, quienes se inmolaron por el reconocimiento de derechos para los territorios conquistados, dictados por la Constitución de Cádiz denominada “La Pepa” que masivamente nos concedió la categoría de casi ciudadanos.

Nuestro compromiso con el país se hace plenamente manifiesto en este documento y así esta Carta es el primer movimiento de una estrategia orientada a una profunda reestructuración del Perú.
Que la historia nos juzgue.

Cusco, 23 de noviembre de 2019.

DR. RICARDO NORIEGA SALAVERRY
Presidente del Instituto de Desarrollo Ético de América – AIDEA-
Conferencistas invitados por AIDEA:

DR. JUAN BAUTISTA BARDELLI LARTIRIGOYEN

CONFERENCISTA INTERNACIONAL GABRIEL BUSTAMANTE SÁNCHEZ

ESCRITOR Y PERIODISTA HERNÁN DE LA CRUZ ENCISO

GENERAL DEL EJÉRCITO DEL PERÚ HERRMANN FRITZ HAMANN CARRILLO

ESCRITOR, HISTORIADOR Y POETA FRANCISCO ADRIANO LEÓN CARRASCO

CIENTÍFICO JORGE MANRIQUE PRIETO

DRA. CRICIA OCHOA HUAMANTICA

DR. ALDO OLCESE SANTOJA

ING. YAHAIRA OSPINA GONZALEZ

CONTRALMIRANTE DE LA MARINA DE GUERRA DEL PERÚ FERNANDO PALOMINO MILLA

DRA. MARITZA SÁNCHEZ TORRES

MAYOR GENERAL DE LA FUERZA AÉREA DEL PERÚ LUIS SPICER WHITTEMBURY

GENERAL DE DIVISIÓN DEL EJÉRCITO DEL PERÚ FRANCISCO VARGAS VACA

DR. PERCY VILCHEZ SALVATIERRA

Déjanos tu comentario
Cerrar menú